Decora con estilo usando velas de jardín

Es difícil negar que, actualmente, una buena decoración va más allá de unos muebles correctos y un par de cuadros. El estilismo de los hogares ha llegado a un nuevo nivel, en el que tratamos de personalizar nuestra vivienda al máximo para sentirnos totalmente cómodos en ella. Esta decoración llega a todos los rincones, incluidos la terraza o el patio, donde, además de la flora, podemos emplear innumerables objetos decorativos como las velas de jardín.

Un enorme mundo de posibilidades

El uso de velas en el jardín no se debe reducir simplemente a poner un par de velas aromáticas sobre la mesa de exterior de nuestra terraza, ya que el mercado ofrece una enorme variedad de estos objetos decorativos que dejan la creatividad de cada uno como el único límite para crear ambientes de lo más variado.

Una opción es el uso de pequeñas velas para resaltar algún elemento del jardín, un truco clásico pero que siempre funciona. Por ejemplo, podemos colocar hileras de velas a ambos lados de un caminito o rodeando una piscina o fuente. Las mismas velas se pueden colocar sobre el suelo o césped del jardín, con cuidado, creando un pequeño campo iluminado. Para utilizar las velas sobre el césped, existen soportes que nos permiten colocarlas en altura, y que conseguirán que tomen la apariencia de brillantes antorchas de jardín.

Además de las velas pequeñas, el mercado ofrece muchas otras velas de tipos y tamaños variados, algunas incluso de gran talla. El uso de estas velas en el jardín queda a gusto del decorador que todos llevamos dentro, siendo posible optar por usar una única gran vela o un pequeño grupo de velas situadas de forma estratégica para crear diversos efectos.

Partiendo de estas ideas tan simples las posibilidades son enormes, especialmente cuando entran en juego otras particularidades de estos objetos, como las velas olorosas.

Creando ambientes con la luz

Con la colocación de velas en el jardín no solo podemos mejorar el aspecto decorativo del mismo, sino que podemos crear auténticos ambientes que nos trasporten a nuevos escenarios. Por ejemplo, una cena estival en un jardín puede pasar de una comida normal a la luz de una lámpara a una auténtica velada romántica iluminada por unas cuantas velas, todo ante una agradable noche de verano. El uso de velas puede matizar cualquier velada en el jardín, ya sea una fiesta o una simple sobremesa.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014