Un clásico de la modernidad en tu hogar la tumbona Le Corbusier

Cuando uno piensa en descanso y relajación en el salón de su casa no puede dejar de evocar en su mente esos clásicos divanes y tumbonas de finales del siglo XIX y principios de siglo XX conocidos como Chaise longue o day-bed. La tumbona Le Corbusier es un guiño a estas fantásticas piezas de mobiliario que el arquitecto nos regaló a los amantes del buen diseño.

La tumbona Le Corbusier equilibrio entre función y forma

Charles Édouard Jeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier fue uno de los arquitectos y diseñadores industriales más importantes del siglo pasado. Su extenso legado en arquitectura, diseño industrial y conceptual son a día de hoy claves para entender el buen diseño.

La tumbona de Le Corbusier LC4 fue diseñada por el arquitecto de origen suizo hacia 1928 junto a la diseñadora Charlotte Perrieand y Piere Jeanneret primo y colaborador habitual de Le Corbusier.

En el diseño de esta pieza icónica del siglo XX se aprecian todos los principios e influencia de la escuela Bauhaus. En su concepto predomina la función sobre la forma y se utilizan materiales de fácil manofactura. Le Corbusier rompe con los tradicionales diseños de divanes de épocas anteriores introduciendo conceptos funcionales novedosos y procesos tecnológicos innovadores en su fabricación.

La tumbona está realizada en tubo de acero cromado que se curva para proporcionar una base ergonómica recubierta por una colchoneta tapizada en cuero natural o piel. La LC4 se remata en su parte superior por un apoya cabezas de espuma a juego con el tapizado. Todo el conjunto anterior reposa sobre una solida estructura de acero en color negro mate que hace de base de la tumbona.

Su ingenioso diseño permite que la LC4 pueda adoptar diversas posiciones sin la ayuda de ningún mecanismo. El arquitecto juega tan sólo con el peso del cuerpo y la propia gravedad para obtener una posición de descanso optima. El propio Le Corbusier apodo a su creación como la “verdadera máquina del descanso”.

Una pieza de colección en el salón

Si estamos buscamos para nuestro proyecto de diseño de interiores un diván, tumbona que imprima al conjunto un aire de distinción, clasicismo y diseño único, la tumbona Le Corbusier será la pieza de mobiliario ideal. Su gran funcionalidad y su impactante estética harán las delicias de los que decidan tumbarse en ella o simplemente admirarla como una auténtica pieza escultórica.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014