Excite

Trucos de bricolaje: pintar una pared de piedra

Cuando adquirimos una casa rural, ésta puede estar en muy buen estado o necesitar unas cuantas reformas, que no sólo incluyen el suelo o el alicatado de cocina y el baño, sino también el techo -que probablemente incluirá vigas de madera- y las paredes. Cuando éstas son de piedra se nos plantean varias alternativas que siempre podemos resolver con el bricolaje.

Una de esas opciones podría ser pintar estas paredes de piedra cuando no tenemos posibilidad de recuperarlas ni de devolverles su aspecto original. Pero ¿por dónde hay que empezar para obtener un buen resultado?

Lo primero que debes hacer es limpiar pacientemente toda la pared con agua y un cepillo de alambre. Cuando hayas terminado, procede a darle una segunda mano con un cepillo más suave, que se llevará los restos de hormigón, polvo y suciedad.

Éste te vendrá muy bien sobre todo para las juntas. Antes de proseguir, como la pared estará muy húmeda deberás dejarla secar al menos durante 24 horas. Seguidamente debes aplicar un par de capas de imprimación, para proteger la superficie y conseguir una mayor adherencia de la pintura, teniendo mucho cuidado de que la primera mano se haya secado antes de dar la segunda.

Puedes adquirir la imprimación lista para usar en cualquier establecimiento de bricolaje y decoración. Una vez que hayas terminado, la pared de piedra ya estará lista para que puedas pintarla como prefieras, bien a pistola o bien con una brocha asegurándote de que se cubren todas las imperfecciones, ya que no se trata de una superficie lisa. Después de dos o tres manos estará lista.

Imagen: Juan Antonio Capó en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016