Suelos de parquet... ¿o mejor tarima flotante?

Qué duda cabe de que los suelos de madera, más allá de no pasar nunca de moda, se han convertido en una opción indispensable. Son sencillos y a la vez elegantes, pero... ¿sabrías distinguir entre un suelo de parquet y uno de tarima flotante? Las diferencias entre ambos son importantes, y debes tenerlas en cuenta antes de emprender las reformas de tu casa. Ya sabes, ante la duda no dejes de informarte.

La tarima flotante presenta muchas ventajas frente al parquet tradicional, comenzando por su instalación. Podrás colocarla directamente encima de tu antiguo suelo siempre que este esté bien nivelado, algo bastante sencillo debido a los nuevos sistemas de anclaje que no necesitan cola. La tarima está compuesta por varias capas, y es importante que la última (es decir, la que pisamos) sea de calidad y disponga de un tratamiento especial.

El parquet es el pavimento de madera más tradicional en decoración de interiores, pero a cambio de su autenticidad requiere más cuidados. Cada cierto tiempo habrá que acuchillarlo y barnizarlo, lo que dependiendo de cada caso puede suceder cada cinco o diez años. También hay que tener en cuenta que la madera es un material sensible a los cambios de humedad y temperatura, y especialmente a los arañazos. Por lo tanto, lo mejor es dejar los zapatos a la entrada de casa.

Estas circunstancias están derivando en que cada vez sean más frecuentes los suelos de tarima flotante, pero a pesar de que hay muchas calidades distintas cada una con su precio, lo más recomendable es que inviertas en un buen producto, sobre todo para que te de un buen resultado y para evitar problemas como los cada vez más conocidos calambres de los aglomerados sin tratamiento antiestático.

Imagen: AnDre MA sight en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014