Excite

Descubre las ventajas del suelo laminado y cómo mantenerlo

El suelo laminado se ha convertido en una de las alternativas preferidas para renovar el suelo de nuestra casa entre los amantes del parquet que no quiere realizar un gran desembolso. Los suelos laminados ofrecen un acabado muy similar al del tradicional (y más caro) parquet con una resistencia mayor y un mantenimiento de lo más sencillo, además es muy fácil de instalar.

Características y mantenimiento

Los suelos laminados están formado por varias capas de materiales sintéticos y derivados de la madera, unidas con resinas de alta resistencia. Esta composición le confiere una mayor resistencia frente a otros suelos de madera, por lo que están muy aconsejados en zonas de mucho tránsito.

Entre las ventajas de los suelos laminados es su impermeabilidad y capacidad ignífuga, ya que han demostrado una mayor resistencia tanto a las manchas de humedad como a los incendios caseros provocados, por ejemplo, por la caída de una colilla encendida.

Además, los suelos laminados son generalmente de alta resistencia a golpes, arañazos o incluso a la luz del sol, lo que hace que no pierdan su coloración y aparezcan marcas si cambias la disposición de los muebles.

Sin embargo, la principal ventaja de tener un suelo laminado es su sencillo mantenimiento. Basta seguir unas simples instrucciones para que nuestro suelo luzca siempre perfecto y limpio.

Para la limpieza diaria de un suelo laminado bastará pasar una mopa para eliminar la suciedad ligera y el polvo acumulado. Periódicamente podremos pasar también una fregona humedecida solo con agua y bien escurrida.

Si nuestro suelo laminado presenta manchas o mucha suciedad podemos pulverizar productos de limpieza especializados sobre la mancha, dejando actuar algunos minutos y aclarando con una fregona humedecida en agua.

El suelo laminado no necesita ceras ni abrillantadores, ya que podrían estropear su capa protectora. Si deseas hacer una limpieza más profunda puedes usar alguno de los productos especiales para laminados, pero recuerda no abusar.

Muy fácil de instalar

El suelo laminado es muy fácil de instalar, ya que se apoya directamente sobre la superficie anterior sin necesidad de adhesivos ni otros anclajes. Las láminas encajan unas con otras

Si te has decidido a instalar tú mismo el suelo laminado recuerda que debes dejar reposar el embalaje con las láminas en la habitación donde van a ser instaladas al menos durante 48 horas, de modo que se ajusten a los niveles de humedad.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016