Excite

¿Cómo prevenir y quitar las algas de la piscina?

Quitar las algas de la piscina es un problema común en todos aquellos que disponen de una piscina a la que le da el sol de forma habitual. Las algas dan al agua un color verdoso bastante desagradable, además las paredes y el suelo se vuelven muy resbaladizos al llenarse de ellas.

Prevenir, la mejor solución

Para no tener que verse en el problema de quitar las algas de una piscina lo mejor es aplicar un tratamiento previo a la misma y evitar su aparición. En muchos centros comerciales o tiendas cuidados de plantas se puede comprar un algicida, que sirve para tener controlado el nivel de desinfección de la piscina. Sin embargo este no sirve cuándo ya han surgido las algas.

Un nivel de desinfección adecuado se logra teniendo el agua con de 1 a 3 partes por millón de cloro y de 2 a 4 ppm de bromo. Si no está así y el agua se expone mucho al sol, la floración de algas antes o después llegará.

Una vez con el problema presente, hay que llevar a cabo lo que se conoce como supercloración. Todos los días cuando el sol no dé en la piscina hay que efectuar una supercloración de 30 ppm de cloro libre. Para ello sirve la lejía domestica sin aditivos, y que es apta para desinfección de agua potable. Esta tiene unos 40 gramos por litro de cloro activo, por tanto se necesita 0,75 lt por cada metro cúbico de la piscina.

Un PH óptimo está entre 7,2 y 7,4

Antes de echar la lejía debes comprobar que el PH de la piscina está entre 7,2 y 7,4. Si está inferior no pasa nada, pero si está superior hay que rebajarlo con unas gotas de aguafuerte. Hay que echar 1,5 cc por cada décima de PH.

Limpiar a fondo paredes y suelo

El día después de haber llevado la supercloración para quitar las algas de la piscina, es necesario limpiar a fondo con un cepillo las paredes y lo suelos y poner la depuradora en modo filtración. De esta forma las algas muertas y arrancadas se irán para la zona de la depuradora y se irán eliminando

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016