Excite

El plato de ducha adecuado, un alivio para nuestros mayores

No cabe duda de que tumbarnos dentro de una bañera llena de agua caliente y de burbujas puede ser la cosa más relajante del mundo. Si a esto añadimos un toque de aromas esenciales, una vela y buena música, la relajación será tal que ni pensar en nuestro jefe nos hará cambiar dicho karma positivo. Sin embargo, también hay que pensar en nuestros mayores, y ellos no aman las bañeras resbaladizas.

De hecho, la mayoría de las bañeras no responden a las actuales exigencias de seguridad y de comodidad para personas de movilidad reducida, ya sea por enfermedades como por la edad. Ante esta situación, los fabricantes de cuartos de baño han entendido la necesidad de aportar soluciones que aumenten la accesibilidad, la independencia y la autonomía personal de los mayores de la casa.

Por ejemplo, una buena solución es cambiar la bañera por un plato ducha antideslizante, sin olvidar aquellos platos especialmente pensados para personas con discapacidades. Echa un vistazo en internet a las duchas de los asilos de ancianos o de las enfermerías. Si, además, te informas sobre dichos productos, encontrarás que cada vez más gente se siente cómoda con este tipo de ducha en casa.

Lo más importante es que las personas con imposibilidades motoras puedan bañarse mientras está sentadas o acostadas. De esta manera, eliminaremos el pavor que sienten por la ducha (ya se trate de una ducha antigua o de una moderno jacuzzi). Consejos: compra el equipamiento apropiado, hazte de un plato de ducha antideslizante y evita que el suelo sea resbaladizo, con alfombras o toallas. El estado de ánimo de nuestros seres queridos con problemas físicos mejorará notablemente.

Imagen: visitacasas.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016