Excite

Manual de decoración para principiantes

Pintar una habitación no es tan difícil como puede parecer en un principio, así que su quieres darle un nuevo aire a tu hogar sin tener que invertir parte de tu presupuesto en contratar a un profesional, toma nota de unos cuantos consejos que no van a venirte nada mal. Lo primero obviamente es hacernos con la pintura y con los utensilios adecuados: rodillos, pinceles, cinta de carrocero...

Antes de empezar a pintar vacía la habitación retirando todos los muebles y accesorios, ya que de camino puedes aprovechar para darles una buena limpieza tanto por dentro como por fuera; si hay algo que no puedes mover, cúbrelo con un plástico o con una sábana que ya no te sirva. Cada pared se empieza por los filos, así que protege rodapiés, marcos de ventanas, etc. con cinta de carrocero.

Si vas a pintar también el techo, esto debe ser siempre lo primero. Lo más recomendable es adquirir un rulo antigoteo y una bandeja en la que pueda escurrirse la pintura antes de aplicarla a la pared. Si mientras pintas caen algunas gotas pásales el rodillo enseguida, ya que una vez que se sequen serán muy difíciles de eliminar. Para las que caigan al suelo, ten siempre preparada la fregona o una bayeta húmeda.

Aunque la mayoría de los productos vienen preparados para empezar a pintar directamente, es conveniente removerlos bien, y en algún caso incluso añadir un poco de agua. Para que no se noten las pasadas trata de pasar el rodillo siempre en el mismo sentido, siendo lo más recomendable hacerlo en vertical. No te olvides de airear la habitación, ya que seguramente tendrás que dar un par de manos si estás cambiando el color.

Imagen: apartmenttherapy.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016