Excite

Mantas eléctricas para el dolor... ¿o mejor buscar otras soluciones?

La vida sedentaria y las malas posturas en las que trabajamos a lo largo de muchas horas cada día pueden provocar que suframos dolores musculares muy intensos, especialmente en lugares como el cuello, la espalda o las lumbares, aunque brazos y piernas también pueden verse afectados. Para tratar de aliviarlos tienes otras soluciones aparte de las mantas eléctricas, y que además no necesitan electricidad.

En parafarmacias y centros ortopédicos puedes encontrar almohadillas térmicas. Tan sólo necesitas introducirlas un par de minutos en el microondas para disfrutar de un calor seco y totalmente natural. Su mayor ventaja es que también puedes usarlas para aplicar frío; sólo es necesario que esté un par de horas en el congelador, protegida por una bolsa de plástico o de nylon.

Hansaplast ha creado unos parches térmicos adhesivos para las zonas más afectadas, que se venden en farmacias. Tardan en calentarse alrededor de una media hora, y al ser su efecto de ocho horas de calor son perfectos para que te los puedas llevar al trabajo, aunque si sufres de dolores musculares graves lo más recomendable es que acudas a tu médico y que sigas sus indicaciones de descanso.

Ten en cuenta que los parches te aliviarán, pero no te curarán. Por último, una estupenda alternativa a la manta eléctrica es la magnética, que sin electricidad consigue mejorar la circulación, estimula el sistema linfático y te ayuda a relajarte, por lo que podrás disfrutar de un sueño profundo. Si todavía no has escuchado hablar de los beneficios de la magnetoterapia, ya es hora de que los conozcas.

Imagen: Warren Noronha en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016