Excite

Las sillas ergonómicas pueden ayudarte a prevenir distintas enfermedades

A pesar de que nadie duda de que una buena silla ergonómica puede prevenir muchos problemas de salud que más tarde pueden desembocar en enfermedades profesionales crónicas, hay quienes aún se resisten a deshacerse de unas sillas que pueden ser las ideales desde el punto de vista de la decoración de interiores, pero que a la larga no harán más que generar malestar.

¿Cuáles son las enfermedades profesionales que pueden originarse al trabajar en una oficina? Pues se dan todo tipo de contracturas, dolores intensos de hombros, cuello y espalda, el llamado codo de tenista, el síndrome del túnel carpiano y otras patologías asociadas al sistema circulatorio, y que pueden empezar por una mala postura de las piernas que conviene corregir.

Las malas posturas también pueden afectar al nervio ciático y perjudicar a las vértebras dorsales, causando un dolor persistente. Como ya sabes, para que una silla ergonómica cumpla su función debe tener ruedas para permitirnos libertad de movimientos, ser regulable en altura (es conveniente que también lo sea la mesa, y que cuando sea necesario se incorpore un reposapiés), que tenga un respaldo alto y que incluya reposabrazos.

Además de prevenir estas enfermedades mediante la adquisición de una silla ergonómica de calidad, es conveniente que regularmente descansemos la vista del ordenador, hagamos ejercicios de respiración para relajar la tensión física, emocional y muscular, y que nos levantemos para dar un pequeño paseo que agradecerán nuestras piernas.

Imagen: quinn.anya en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016