Excite

La manera más fácil de afilar un cuchillo

  • vía Visualhunt

Los cuchillos son uno de los utensilios más usados en la cocina, pero no siempre los mantenemos en perfectas condiciones. Con el uso, el filo se desgasta y cada vez corta peor. Un filo romo es más peligroso que uno muy afilado, porque hay que hacer más esfuerzos para usarlo y hay más posibilidades de hacer un mal gesto.

Como no siempre hay a mano un afilador de cuchillos, es bueno conocer un pequeño truco que devolverá al cuchillo su filo para poder seguir rebanando los tomates. El método no solo es sencillo, sino que además es barato, pues solo se necesita una taza de porcelana, de esas que usamos cada mañana para tomarnos el café.

FOTOS: Soluciones caseras a problemas cotidianos en el hogar

Hay que darle la vuelta a la taza y pasar el cuchillo por ella varias veces, de canto pero ligeramente inclinado, por las dos caras del filo, siempre en la misma dirección. El cuchillo de inmediato volverá a cortar como al principio. Desde luego, se trata de una solución de emergencia, porque no se llega al punto de afilado que da una verdadera rueda de amolar, pero funciona.

Por supuesto, es importante contar desde el principio con buenos utensilios, pues de nada nos servirá esté truco si la hoja del cuchillo es de un material endeble, y mucho menos si el mango no es de buena calidad, pues acabará soltándose y un cuchillo sin mango es un trasto inútil. Algunos de los cuchillos de gama alta vienen con un instrumento adicional, llamado chaira, que sirve para afilarlos. Y, por cierto, ¿te has preguntado alguna vez cómo se llama la parte de la hoja de un cuchillo opuesta al filo?

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017