Excite

Inventan una botella comestible

  • Ari Jónsson

Ari Jónsson es un joven estudiante de la Academia de Arte de Islandia que ha combinado polvo de algas rojas con agua para crear una botella biodegradable. El proyecto se ha exhibido durante el festival de diseño de Reykjavik, el DesignMarch, que se lleva a cabo entre el 10 y el 13 de marzo.

Tras leer noticias acerca de la cantidad de plástico que se tira a la basura cada día, Jónsson sintió la 'urgente' necesidad de desarrollar un material que pudiera reemplazarlo. Como explica el mismo Jónsson, 'leí que el 50% del plástico se usa una sola vez y después se tira, así que pensé que es urgente encontrar una forma de sustituir las increíbles cantidades de plástico que producimos, usamos y tiramos cada día'. Jónsson se pregunta por qué estamos usando materiales que durarán cientos de años en la naturaleza antes de descomponerse, solo para beber una vez y después tirarlos.

El estudiante de diseño empezó a estudiar las fortalezas y debilidades de distintos materiales para determinar cuál sería el más adecuado para fabricar botellas de agua. Al fin encontró un forma pulverizada de agar, una sustancia proveniente de las algas.

Cuando se añade polvo de agar al agua se forma un material gelatinoso. Después de experimentar para encontrar las proporciones exactas, Jónsson calentó la sustancia y la vertió en un molde en forma de botella que había mantenido en el refrigerador. Después fue rotando el molde que estaba sumergido en agua helada hasta que la gelatina de agar del interior tomó forma de botella. Antes de extraerla del molde, la botella de agar se colocó en el refrigerador de nuevo durante algunos minutos.

Mientras esta botella está llena de agua, mantiene su forma. En cuanto se vacía, empieza a descomponerse de inmediato. Si hay algún fallo o el fondo es demasiado delgado o hay algún agujero, se puede recalentar la mezcla y volver a usar el molde.

FOTOS: 8 alimentos que podrían matarte... lentamente

Como la botella está hecha con materiales totalmente naturales, el agua contenida en ella es perfectamente potable, aunque Jónsson avisa de que, si pasa demasiado tiempo almacenada, puede tomar algo de sabor. De hecho, también asegura que, si al usuario le gusta el sabor, puede incluso comerse la botella una vez ha terminado de beber.

El mundo del diseño está cada vez más interesado en las algas. Hasta ahora, se ha experimentado con algas para crear pantallas de lámparas, hilo para tejer alfombras y colorante textil, y se busca la manera de utilizarlas también como fuente de energía. El mar es ancho y parece que representa una fuente de recursos poco aprovechada más allá de los caladeros.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017