Excite

Instalación de un suelo de tarima flotante

Aunque a muchos nos gustaría cambiar el suelo de nuestra casa por tarima flotante, no nos atrevemos pensando en el coste no ya del material, sino de la mano de obra. No obstante, si no se te da demasiado mal aquello del bricolaje puedes intentar hacerlo por tu cuenta y sin tener que solicitar los servicios de un profesional, ahorrándote unos euros. ¿Quieres saber cómo?

Lo primero de todo es asegurarte de que el pavimento está debidamente nivelado, y después cubrirlo con una capa aislante. A partir de aquí ya puedes comenzar a montar los tablones, siempre partiendo desde una esquina y sin olvidarte de utilizar cuñas distanciadoras que se encargarán de dejar un espacio entre tu nuevo suelo de madera y la pared, algo imprescindible ya que este material se dilata y se contrae con los cambios de temperatura.

Los nuevos sistemas de click han facilitado mucho el montaje de los suelos de tarima flotante. Cunado llegues al otro extremo de la habitación utiliza una sierra (en el establecimiento en el que compres el suelo te indicarán cuál es la más adecuada) para cortar el sobrante del último tablón, y si es lo suficientemente largo (al menos 50 centímetros) utilízalo para comenzar la hilera siguiente.

A la hora de montar el suelo de tarima flotante, lo que puede presentar más dificultad son los rodapiés y los marcos de las puertas. En el caso de los primeros, asegúrate de que éstos son lo suficientemente gruesos como para cubrir el espacio dejado para la dilatación del suelo de madera, y en el de los marcos sólo es cuestión de recortar con la sierra el sobrante, tomando como referencia un trozo de tarima que no sirva.

Imagen: Shht! en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016