Excite

Hornos eléctricos: aprender a usarlos para ahorrar energía

Como ya sabes, el funcionamiento de los hornos eléctricos es bastante sencillo. Básicamente los alimentos se cocinan gracias al calor que desprenden las resistencias que hay en su interior, siendo posible controlar la temperatura y el funcionamiento de las mismas desde el exterior. Al ser uno de los electrodomésticos que produce un mayor consumo mientras se encuentra en funcionamiento, no te vendrá mal tomar nota de unos cuantos consejos para aprender a usarlo de una manera responsable.

Para que se produzca un ahorro de energía es importante precalentar el horno, pero sólo durante unos minutos. Cada alimento requiere de una cocción determinada, así que es mejor mantener una temperatura adecuada y cocinar sin prisas porque una subida injustificada del termostato provocaría un gasto innecesario, además de que la comida se quemara por fuera y quedase cruda por dentro.

Hay personas que tienen tendencia a abrir el horno cada cierto tiempo para comprobar el estado de los alimentos. Este es un gesto que debemos evitar porque cada vez que se lleva a cabo tiene como consecuencia el que se pierda hasta un 20% del calor acumulado en el interior, un hecho que también conlleva un gasto energético ya que el electrodoméstico tiene que hacer un esfuerzo para recuperar el nivel de temperatura adecuado.

Esta suele ser una costumbre que tienen las personas que están haciendo varias cosas a la vez, y que precisamente por eso temen olvidarse de la comida y que se les queme. Para esto es muy práctico ayudarse de un reloj avisador si el horno eléctrico no cuenta con el suyo propio, ya que así además nos aseguraremos de que los alimentos se cocinan estrictamente durante el tiempo necesario. Cuando éste se haya enfriado no te olvides de limpiar las paredes, para evitar que se mezclen los olores y los sabores.

Imagen: BocaDorada en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016