Excite

Experiencias difíciles en pisos compartidos

Si decidimos buscar un piso compartido a través de portales inmobiliarios, nos daremos cuenta de que el primer paso es rellenar un pequeño cuestionario en cuanto a nuestras preferencias, y también en cuanto a nosotros mismos. Esto no es ni mucho menos algo innecesario, ya que hay muchas pequeñas cosas (y otras no tan pequeñas) que pueden hacer que la convivencia resulte bastante complicada.

Podríamos pensar inicialmente en el humo o el olor a tabaco, en la presencia de mascotas... pero este tipo de cuestiones suelen quedar bastante claras cuando se está a la búsqueda de un compañero de piso y se hace una pequeña entrevista, con la intención de conocer a los distintos candidatos. Sin embargo, hay otro tipo de cosas que no se evidencian hasta más tarde.

Por ejemplo, es imprescindible que todas las personas que conviven en un piso sean ordenadas, al menos en lo que respecta a las zonas comunes. Hay que respetar los turnos de limpieza, y esto es algo que siempre suele traer problemas. Después hay otro tipo de cosas en las que también hay que mostrar tolerancia, respeto y sentido de la convivencia, como por ejemplo el volumen de la tele o de la música.

Un factor que suele ser determinante a la hora de buscar pisos compartidos es el del sexo, ya que hay chicas que sólo quieren convivir con otras chicas (por asuntos por ejemplo como el de la limpieza) y a la inversa. En realidad, más que de chicos o chicas deberíamos hablar de personas, porque es nuestra personalidad la que nos distingue y no si pertenecemos a un sexo o al otro.

Trucos para sobrevivir en un piso compartido

Imagen: wickenden en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016