¿Dónde colocar espejos en el hogar?

¿Es posible encontrar una casa en la que no haya un espejo? Posiblemente no, ya que aparte de su innegable utilidad práctica cumplen con una función estética muy importante en el hogar. Sin embargo hay que saber ubicarlos bien, por lo que no nos vendrá tomar nota de una serie de consejos para que estos elementos decorativos de primer orden no lleguen a desentonar.

¿Cuáles son los lugares estratégicos en los que nunca está de más colocar un espejo? Para empezar no pueden faltar en los baños, donde son innegociables. Después, suelen ser frecuentes en el dormitorio y la entrada de la casa, aunque en los hogares que siguen una decoración de tendencia clásica tampoco suelen ausentarse del salón, donde tienen un tamaño importante y acompañan a un aparador.

En el dormitorio podemos decidirnos entre un espejo de pie en el que podamos observarnos por completo una vez que nos hayamos vestido o uno parcial que estará colocado siempre sobre la cómoda. Si te decantas por esta segunda opción es recomendable que coloques un gran espejo en la entrada de la casa, junto a un mueble recibidor. En muchas ocasiones, estas piezas los traen incorporados.

¿Qué otros lugares pueden ser susceptibles de ser adornados por un espejo? Aparte del interior de los armarios o los vestidores los pasillos se prestan a esta doble función, al constituirse en lugares de paso. Al elegirlos, procura siempre que no desentonen estéticamente y que el tamaño sea el adecuado dependiendo de su ubicación en la pared y del resto de los muebles.

Imagen: U-g-g-b-o-y-(-Photograph-World-Sense-) en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014