Excite

Descubriendo los secretos del horno microondas

¿Sería posible encontrar en la actualidad alguna cocina en la que no haya un horno microondas? El microondas o micro se ha convertido en un electrodoméstico imprescindible en el mundo civilizado ya que es económico, fácil de usar y tiene la capacidad de calentar los alimentos en cuestión de minutos o de segundos. Sin embargo, este inofensivo aparato también guarda sus secretos, por lo que es conveniente conocerlos para prevenir algún que otro accidente casero.

Introduce en el microondas sólo los recipientes que estén indicados para su uso, aunque aún así conviene evitar los plásticos porque el efecto del calor puede producir que se liberen ciertas sustancias tóxicas que a la larga pueden resultar perjudiciales para nuestra salud. Podemos calentar agua en una taza de vidrio o de cerámica, pero hay que tener mucho cuidado.

Como ésta no se rompe al hervir en el interior del aparato, una vez que esté fuera puede pasar que al introducir alguna sustancia se genere un efecto de explosión que puede tener como consecuencia peligrosas quemaduras. Por otra parte, comprueba siempre la temperatura de líquidos y alimentos antes de ingerirlos, porque puede ser muy elevada a pesar de que el recipiente en el que se han calentado esté templado o frío.

En la actualidad parece que no existe ningún peligro de radiación en los hornos microondas, o al menos no mayor del que pueden producir ordenadores, teléfonos móviles, etc. Habría peligro solamente en el caso de que la exposición se produjera de una manera prolongada y de una forma muy intensa, lo que no sucede con estos aparatos. En cuanto a la pérdida de los nutrientes de los alimentos, los fabricantes aseguran que no es mayor de la que se produce al calentarlos por cualquier otro método.

El peligro del agua en el microondas

Imagen: wstryder en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016