Excite

Decorar una oficina pequeña no tiene ningún secreto

El tamaño importa... ¿sí o no? Pues más bien no, ya que sólo es cuestión de que sepamos adaptarnos a los distintos espacios, dándole una personalidad única y muy definida. En esta ocasión vamos a aprender un poco mejor cómo decorar una oficina para que a pesar de tener unas dimensiones reducidas, no le falte de nada. ¿Te animas a dar el primer paso? Seguro que sí, así que vamos a ello.

Hay conceptos que resultan básicos. Uno de ellos tiene mucho que ver con nuestro escritorio o mesa de trabajo, ya que debe ser el ideal para que responda a nuestras necesidades. En la actualidad puedes encontrar muchas opciones que integran todo aquello que puedas necesitar, pero también puedes optar por una superficie simple que vaya de lado a lado de la pared y añadir a tu gusto baldas, cajoneras...

La iluminación también es muy importante. Con la finalidad de ahorrar espacio, apuesta por instalar focos halógenos en el techo. Para aprovechar mejor la luz natural elige tonalidades claras para la pared, como por ejemplo las de la gama Amplitude de Bruguer. Estos colores tienen la capacidad de aumentar hasta en un 20% la luminosidad de cualquier estancia, así que merece la pena intentarlo.

Apuesta por la verticalidad, con estanterías modulares que contengan muchas divisiones para que puedas colocar cómodamente todo aquello que necesitas tener a mano. En cuanto a la silla en la que vas sentarte a trabajar, lo más aconsejable es un modelo ligero como la Jules que puedes encontrar en Ikea. Tampoco te olvides de complementos originales que te ayuden a mantenerlo todo en orden, algo imprescindible en este tipo de espacios.

Imagen: pipinkbisma.org

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016