Excite

¿Cómo conseguir una decoración de estilo nórdico?

En los últimos tiempos se ha puesto muy de moda la decoración de estilo nórdico o escandinavo. Como su propio nombre indica, es estilo que proviene de Suecia, Finlandia y Noruega dónde priman interiores amplios y luminosos que contrarrestan las pocas horas de solo de las que disfrutan en esas zonas.

En busca de la claridad y el espacio

La decoración de estilo nórdico se basa sobre todo en la búsqueda de espacios luminosos y amplios. En los países de la zona escandinava las horas de luz son pocas por lo que se busca que en el interior de los domicilios haya suficiente claridad.

¿En qué consiste?

En este tipo de decoración el blanco y otros colores claros tienen una gran importancia. Para aprovechar la poca luz natural que hay, los espacios deben ser amplios y los colores claros. Aún así, se pueden dar toques como rojos o azules que sobresalgan un poco del conjunto y den algo de vida.

La funcionalidad es algo que destaca por encima de lo demás, por lo que también se busca que haya amplias ventanas por dónde pueda entrar la luz. Los techos deben ser altos y las habitaciones espaciosas.

Los muebles escandinavos no son nada extravagantes, más bien sobrios. Líneas rectas, con algunos acabados en curva para conseguir un ambiente acogedor. Nada de figuras recargadas y detalles sin sentido.

La madera es protagonista

Otra característica del estilo nórdico es su unión con la naturaleza. Es por ello, que predomina la madera en sus muebles para dotar luminosidad los estancias en las que se incluyen. El arce, el pino, la haya o el roble son las más utilizadas.

Un estilo de hace medio siglo

La decoración de estilo nórdico toma importancia a mediados del siglo XIX. Ya desde entonces se busca una unión con la naturaleza así como favorecer la luminosidad. Maderas como la teca, el palisandro o el contrachapado eran por entonces protagonistas. Los principales precursores de este estilo fueron Paton, Alto o Jacobsen.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016