Excite

¿Cuál es la mejor forma de calentar la casa en invierno?

Acabado el verano y avanzando en otoño, cada año llega el momento de sacar de nuevo las estufas para que la casa no se convierta en un iglú. A veces es difícil decidir qué tipo de calefacción es el adecuado a las características del hogar.

    ® Getty Images

Diferentes tipos de calefacción

Los tipos más usados y conocidos son los calefactores eléctricos y los de gas, y cada uno de ellos tiene algunos subtipos. La elección no parece fácil, por eso es conveniente ver los pros y contras de cada uno.

Los calefactores eléctricos suelen ser portátiles, baratos y una buena opción para espacios no demasiado grandes y durante no demasiado tiempo. Los de gas se dividen en dos tipos, principalmente: las estufas de butano, también portátiles pero con la mala costumbre de que la bombona se vacía en domingo, y los de gas natural. Estos últimos no tienen el mismo problema de suministro y son muy seguros, pues en realidad el gas se utiliza para calentar el agua que circula por los radiadores. Para habitaciones mayores y períodos de uso prolongado son más económicas.

Para espacios mayores, la bomba de calor puede ser la más económica, siempre y cuando la temperatura en el exterior sea moderada, sin bajar de los cero grados.

Métodos ecológicos

Podría parecer que una buena estufa de leña es lo más respetuoso con el medio ambiente, además de barato, pero no siempre es el caso. Quemar madera es una de las formas menos eficientes de producir calor. Además, si se depende de un suministro de leña que esté a cierta distancia, el coste del transporte encarece la calefacción. También tiene el peligro de la combustión y de la intoxicación por monóxido de carbono. En resumen, solo recomendable para casas de campo.

Existen modelos de bombas de calor alimentadas por energía solar, pero pueden no ser adecuadas para todos los climas, en especial los que suelen tener los cielos encapotados en invierno.

FOTOS: Ayudar al medio ambiente desde casa

Y para ayudar a rebajar la factura...

Algunos trucos para que no se dispare el presupuesto en calefacción pasan por no intentar tener temperaturas tropicales en casa. Se puede calcular que cada grado menos representa un 10% menos de energía, así que es recomendable tener la casa a 20 grados, por ejemplo, antes que a 23. Por supuesto, un buen aislamiento evita las pérdidas de calor evitando así gastar más de la cuenta.

También tiene sentido calentar solo las habitaciones que estén en uso. Esto es importante en especial en casas grandes con cuartos de invitados, trasteros o salones poco usados. Otro truco, si se dispone de un ventilador de techo, es activarlo a baja velocidad con la opción de dirección inversa, dado que el aire caliente tiende a subir y de esta manera se ayuda a que recircule.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016