Excite

Consejos para guardar la ropa de cama de verano

Parecía que el verano iba a ser más largo de lo previsto, pero el tiempo se ha convertido en bastante impredecible y a estas alturas de septiembre ya han empezado a bajar las temperaturas. Por lo tanto ya ha llegado la hora de ir guardando la ropa de cama de verano (sábanas, colchas ligeras...) y sustituirla por las fundas nórdicas que durante meses han estado guardadas en los armarios.

Antes de guardar la ropa de cama que has estado usando, métela en la lavadora con un detergente aromatizado sin olvidar el suavizante, y asegúrate de que está bien seca antes de recogerla. Esmérate a la hora de doblarla, puesto que va a permanecer así durante meses y así cuando vuelvas a sacarla evitarás incómodas arrugas. No te olvides de incluir unas cuantas bolsitas perfumadas.

Las puedes encontrar en el supermercado, aunque si prefieres un método más natural son recomendables tanto las cáscaras de naranja secas (para que se sequen basta con dejarlas durante un día al sol) o unas ramitas de alguna planta aromática, como espliego, lavanda, romero... esta solución es perfecta tanto para armarios como para cajas de almacenaje que puedes llevar al trastero.

Con el tiempo es normal que a las prendas que han estado mucho tiempo guardadas le salgan unas manchas amarillas, pero no debes preocuparte porque desaparecerán con el primer lavado. Siguiendo estos sencillos consejos, el próximo verano tu ropa de cama estará en perfectas condiciones y tan sólo tendrás que airearla para poder volver a usarla.

Imagen: Toprural en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016