Excite

Cómo proteger el sofá de los gatos para que no lo arañen

Afilar las uñas es algo que tu gato necesita, por salud, higiene y para marcar territorio, nuestro compañero felino tiene esta necesidad y no podemos censurarla, por eso tenemos que dejar de plantearnos “que hacer para que mi gato deje de arañar los muebles” y pensar “cómo puedo hacer para que mi gato arañe en el lugar adecuado”. A continuación te explicamos cómo proteger el sofá de los gatos y qué puedes hacer para que el minino cambie su rutina y comience a afilar sus uñas en un rascador.

    @titodyvyxipo - Twitter

¿Por qué los gatos arañan muebles como el sofá?

Las uñas retráctiles de los mininos crecen en varias capas, ellos usan las uñas para agarrarse y trepar y por eso se preocupan de mantenerlas siempre afiladas, generalmente para afilar sus uñas, usan para ello una superficie vertical rugosa o en la que las garras se claven.

Los gatos que viven libres suelen afilar sus uñas en los troncos de los árboles y en otras superficies rugosas que encuentran, pero los gatos domésticos que no tienen un rascador encuentran en el sofá y otros muebles el lugar perfecto para su manicura diaria. Ya sabes que los mininos no se saltan ni un solo día su rutina de higiene, dentro de la cual está, además de lamerse para asearse, afilar bien sus uñas.

Cosas que odian los gatos

Cómo evitar que el gato arañe el sofá y otros muebles

Para minimizar los daños producidos por los arañazos en el sofá y en los muebles de casa vamos a darte una serie de consejos que puedes poner en práctica ya mismo y que ayudarán a que tu mascota felina se olvide de afilar sus uñas en el mobiliario.

  • 1. Compra un rascador o hazlo tú mismo: En tiendas de mascotas, grandes superficies y en bazares puedes comprar rascadores para gatos horizontales o verticales y con diferentes texturas. Antes de comprar uno te recomendamos que te fijes en las preferencias de tu mascota, si solamente se afila las uñas en los laterales de los muebles opta por uno vertical, pero si también afila las uñas en las alfombras, lo mejor es comprar uno horizontal.
  • Si no quieres gastarte dinero en un rascador para el gato, hazlo tu mismo con un tronco y una cuerda. Con ayuda de una pistola de silicona se pega poco a poco la cuerda envolviendo el tronco y una vez listo se ancla en un tablero de DM de 2 cm de grosor con unos tornillos.
  • 2. Cubre el sofá con una funda o una sábana: Al cubrir el mueble con una tela, cambiaremos la textura que tanto le gusta a nuestro minino.
  • 3. Di NO y usa un spray: cuando le pilles rascando el sofá tienes que decirle NO en voz alta, cogerlo y llevarlo al rascador. Si tu gato es muy cabezón y vuelve a intentar rascar el sofá de nuevo, te aconsejamos usar un rociador de agua para usarlo cuando tenga “las garras en la masa”.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016