¿Cómo pintar una habitación infantil?

A la hora de plantearnos pintar y redecorar nuestro hogar, la habitación infantil es uno de los espacios que resulta más divertido, ya que nos permite poner a prueba nuestra creatividad. Lo primero es escoger un color básico que vaya más allá de las clásicas tonalidades de rosa y celeste: atrévete con verdes, amarillos... o con el beige, que vuelve a marcar tendencia.

En el caso de que el niño o la niña ya sea más mayor y juegue en su habitación, es conveniente escoger una pintura que resulte bastante resistente y que permita lavar las paredes con facilidad. Escoger el color no es una tarea complicada, sólo es cuestión de saber escuchar las preferencias de los más pequeños y tener en cuenta que éstos pueden afectar a su estado de ánimo.

Piérdele el miedo a los pinceles y después de pintar la habitación atrévete a crear formas infantiles, por ejemplo de animales. Si no eres muy hábil con el dibujo tienes disponible toda una gama de recursos a tu alcance: vinilos decorativos, cenefas, dibujos en relieve... la cuestión es crear un espacio cómodo y sobre todo muy divertido donde los niños puedan descansar, hacer los deberes y jugar al mismo tiempo.

Después de pintar una habitación infantil, habrá que escoger unos muebles adecuados y prestar mucha atención a detalles como la iluminación, las cortinas o la ropa de cama. Si no sabes muy bien por dónde empezar déjate asesorar por los especialistas que encontrarás en cualquier tienda de decoración infantil, ya que se ha innovado tanto en los últimos años que seguro que te sorprendes con sus propuestas.

Imagen: warrenski en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014