Excite

¿Cómo limpiar la casa sin usar productos químicos?

El problema con los productos de limpieza habituales no es su eficacia, pues la mayoría de ellos cumplen lo que prometen. La cuestión está en si es necesario usar habitualmente productos que pueden llegar a perjudicar la salud debido a los gases que desprenden y que pueden también contaminar las aguas.

Vinagre y bicarbonato

Cuando hablamos de productos químicos, a menudo nos olvidamos de que todo es un producto químico: el agua es H2O, sin ir más lejos. La distinción está en que se trata de evitar los químicos más agresivos con el medio ambiente, sustituyéndolos por otros con buena acción limpiadora sin ese inconveniente y que, además, suelen ser bastante más baratos.

El bicarbonato y el vinagre, por ejemplo, son productos habituales que pueden utilizarse en la limpieza diaria. Un par de cucharadas de bicarbonato en un litro de agua son útiles para limpiar el interior del frigorífico. Al terminar, se pasa un paño humedecido en vinagre blanco, que desinfecta y elimina los malos olores. El vinagre blanco es un ácido muy útil también para combatir los restos de cal en las copas y vasos. Se puede pasar un paño humedecido en vinagre rebajado con agua y dejar que se sequen, de este modo quedarán transparente y brillantes.

El bicarbonato resulta muy útil también para limpiar los azulejos del cuarto de baño. Formando una pasta con sal, bicarbonato y un poco de agua, se frota la zona sucia y se aclara después con agua. Si la suciedad está muy pegada, se puede aplicar bicarbonato, agua oxigenada y un poco de jabón líquido, empapando la mancha y dejando reposar algunos minutos.

Bicarbonato y agua oxigenada pueden utilizarse para limpiar el colchón, que todos usamos cada día y pocas veces limpiamos. Se mezclan 3 cucharadas de bicarbonato y 235 ml de agua oxigenada en un atomizador y, cuando el bicarbonato se haya disuelto, se añade una gota de jabón líquido. Se rocía el colchón con esta mezcla y se deja secar (se puede usar un secador de pelo o un ventilador para acelerar el secado). Es importante usar la mezcla al instante, pues pierde actividad con rapidez.

FOTOS: Las 12 combinaciones de ingredientes más raras jamás creadas

Para la grasa lo más eficaz es el amoniaco. Para esos rincones de difícil acceso, como alrededor de los mandos de la cocina, resulta muy práctico empapar un bastoncillo de algodón (de esos que no han de usarse para limpiar los oídos) en amoniaco. La grasa desaparecerá a toda velocidad.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019