Encalar: El cuidado de las casas blanca

Las casas blanca son típicas en la zona del mediterráneo español y en el interior andaluz. Sin duda alguna forman parte de nuestro paisaje urbano y rural. Sin embargo muchas personas desconocen que hay que encalarlas cada año y cómo hacer para que siempre parezcan como nuevas en verano tras el período de lluvias.

Encálala fácilmente

Las casas blanca son de ese color no solo por estética sino para evitar que el sol caliente demasiado las construcciones durante el verano. Es por ello que si no las encalamos podemos caer en el riesgo de que se incremente la temperatura.

Para encalar la casa necesitaremos cal viva, dependiendo del tamaño de las paredes necesitaremos una cantidad u otra. Se echan en un cubo y luego hasta la mitad. Así se prepara así la pintura para los paramentos.

Mientras se hace la mezcla, aprovechamos para dejar pulida la pared. Hay que quitar toda la cal que está quebrada. Eso dejará el suelo entero lleno de piezas de este material pero no importa, se puede recoger fácilmente con una escoba y un recogedor. Si quieres ahorrar tiempo puedes poner plásticos debajo y solo tendrás que retirarlo una vez pulidas todas las paredes.

Volvemos a los cubos: si la cal está muy espesa dará problemas porque se quebrará antes. Si es muy líquida no servirá. Por tanto tendremos que medir si hace falta más cal, más agua o si está perfecta.

En este último caso ya podemos comenzar a pintar la pared. Es como si lo hicieramos con otra pintura, salvo que esta además nos proporcionará beneficios

La cal es peligrosa

Al pintar las casas blanca con la mezcla que hemos comentado hay que tener mucho cuidado con la pintura. La razón es que la cal viva puede provocarnos quemaduras e incluso dejarte ciego si llega hasta los ojos. Así que más vale ir preparado y evitar accidentes a la hora de encalar la casa.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014