Excite

Alternativas a las mantas eléctricas

¿Has empezado a sentir frío por las noches? De momento esto tiene solución cambiando la ropa de cama de verano por una nórdica ligera, pero vamos a proponerte algunas soluciones para las frías noches de invierno que se avecinan en los próximos meses, y que van mucho más allá de las clásicas mantas eléctricas, aunque éstas también resultan muy recomendables.

Es muy común que sintamos una desagradable sensación de frío al meternos en la cama en invierno, especialmente en los lugares en los que hay mucha humedad. Puedes evitarla adquiriendo un cubrecolchón eléctrico o calientacamas, a ser posible con varios niveles de temperatura, apagado automático y protección contra sobrecalentamiento, para que puedas dormir tranquilamente.

Estos pueden costarte alrededor de 25€. Si no cuentas con mucho presupuesto, puedes echar mano de un truco casero como colocar una manta entre la sábana bajera y el colchón, un recurso que además te hará sentir una sensación muy cómoda y agradable. Es recomendable que cambies las sábanas normales de algodón por otras de tergal, incluida la almohada y también bajo la funda nórdica.

Las almohadillas eléctricas resultan muy prácticas para zonas donde solemos tener más frío, como los pies, y también resultan una buena alternativa a las mantas eléctricas. Por último, otra solución económica y natural son las bolsas de agua caliente, también para zonas concretas. En el sofá, si no quieres quedarte con los pies fríos lo mejor es que adquieras un calientapies en forma de bota, alfombrilla o zapatilla.

Imagen: Toprural en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016