Excite

Aislamiento térmico para ahorrar energía

Para conseguir el mayor confort en nuestro hogar es muy importante que haya una buena temperatura y que se usen aislantes térmicos adecuados a la zona en la que esté la casa y sus materiales.

Las zonas en las que debes centrar el aislamiento térmico de la casa con los techos y los suelos especialmente aunque sin perder de vista las paredes, especialmente aquellas que no son fronterizas con otro edificio. El buen aislamiento de estos puntos estratégicos dentro del hogar propiciará que el frío no entre en invierno y la protección ante las altas temperaturas sea mayor en verano.

Para las paredes es importante tener en cuenta el clima del lugar en el que nos encontramos, y así elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades. Los materiales que se usan para el aislamiento de esta parte de la casa son: los ladrillos huecos, gracias a sus agujeros obstaculizan el paso tanto del calor como del frío, la lona plástica, el hormigón y el estuco, entre las últimas novedades se encuentra el aislamiento de vertido, muy eficaz gracias a su fácil instalación.

En el caso de los techos, la función principal del aislante térmico es la de proteger el hogar de la pérdida de energía, la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano. Los materiales usados en esta zona son los siguientes: pinturas reflectantes, techos de césped, estos no son muy usados ya que por otra parte necesitan aislarse de la humedad, y por último los más convencionales que son la lana, el vidrio y la fibra mineral. Todos ellos deben mantener siempre un grosor mínimo de dos pulgadas.

Imagen: nowetsystem.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016